Implantes dentales y cirugía preprotésica

IMPLANTES DENTALES Y CIRUGÍA PREPROTÉSICA

Un implante dental es un dispositivo de titanio con forma de raíz que se coloca, mediante una sencilla intervención, en el hueso de la mandíbula o del maxilar superior. Este dispositivo tiene una función de ancla, es decir, permite fijar por completo los dientes protésicos, no va a existir movilidad en los mismos y, por tanto, la sensación para el paciente es lo más parecido a un diente natural. Con esta técnica es posible volver a lucir una dentadura perfecta y olvidar las incómodas prótesis “de quita y pon”.

El diagnóstico es fundamental, se le realizarán las pruebas clínicas y radiológicas pertinentes. En muchas ocasiones, será necesario un escáner dental o CT para valorar el hueso adecuadamente de forma tridimensional. El escáner se realiza en un centro radiológico asociado muy cerca de Maternatal. Se trata de un CT cone-beam, o de haz cónico llamado I-cat, que nos facilita toda la información 3D que necesitamos de la mandíbula y del maxilar superior con la mínima dosis de radiación absorbida (en torno a 10 veces menos radiación que un escáner convencional). La información obtenida la estudia el cirujano mediante software de procesamiento de imágenes y, de este modo, podemos saber exactamente las medidas que tenemos y planificar la cirugía de forma precisa.

Cirugía guiada: Podemos, además, utilizar programas de planificación específicos con los que realizamos la cirugía virtual. Colocamos los implantes virtuales en el hueso del escáner y enviamos esa información a un centro de procesado que nos devuelve una férula. Así, no será necesario realizar incisión alguna ya que la férula “guía” completamente el fresado y la inserción de los implantes de forma exacta.

Todas las intervenciones las lleva a cabo en el Centro Maternatal el cirujano maxilofacial.

Habitualmente se realizan de forma ambulatoria y completamente indolora bajo anestesia local. No obstante, si lo prefiere, podemos hacerlo con sedación consciente bajo el control de un anestesiólogo, también en el propio Centro y sin necesidad de ingreso.

¿QUÉ OCURRE CUANDO “NO HAY HUESO”?

Cuando, a lo largo de la vida, se van perdiendo las piezas dentarias, el organismo, por un simple concepto de economía, comienza a degradar y reabsorber el hueso donde se alojaban los dientes.

Este proceso no se interrumpirá salvo que se coloquen implantes dentales que actúan estimulando al hueso de una forma similar a los dientes naturales. El problema es que, en ocasiones, cuando se van a colocar los implantes, el hueso que queda no es suficiente para albergarlos.

Muchos pacientes acuden al Centro con diagnósticos previos de una supuesta “imposibilidad para colocar implantes dentales”.